jueves, 24 de marzo de 2016

SE ADMITEN ANIMALES EN EL AULA


Como todos sabéis, este año en las clases de 1º y 2º tenemos unas pequeñas mascotas que nos acompañan en nuestras rutinas diarias del aula y que hacen que el ir a clase sea más divertido y motivador.

Nuestras mascotas Toli ( el conejito de 2º) y Rumba ( la conejita de 1º), están adaptadas totalmente al aula y se  sienten felices y contentas entre los niños de 1º y 2º, por no hablar del resto de alumnos de los otros cursos, que también pasan de vez en cuando a hacerles una visita.

TOLI 
RUMBA















Con la llegada de Rumba y Toli al aula, estamos todos creciendo en valores además de aprendiendo otras muchas cosas de nuestras mascotas ya que siempres pueden servirnos de ejemplo en otras muchas clases como Ciencias Naturales (Qué clase de animal es un conejo, de qué se alimentan...), lengua (qué adjetivos utilizarías para describir al conejo, qué acciones o verbos podrías asignarle a un conejo...)  , matemáticas ( cuánto pesa un conejo aproximadamente...)... y así con el resto de asignaturas. 

Pero no solo esto, estamos consiguiendo otras muchas cosas que sin nuestros amiguitos Toli y Rumba sería imposible CRECER COMO PERSONAS.


  • La mayoría de nosotros somos de ciudad y gracias a este proyecto, hemos traído la naturaleza, los animales al aula por lo que podemos ver, sentir, tocar, hace conexiones con el amplio mundo de los animales...
  • El cuidado de nuestras mascotas, nos ha infundido un sentido más ámplio de respeto por la vida y de responsabilidad.
  • Una mascota aumenta  la sensibilidad y la conciencia de los sentimientos y necesidades de los otros, tanto de animales como de los seres humanos.
  • Estamos aprendiendo que todos los seres vivos necesitan algo más que comida y agua para sobrevivir.

  • Los niños pueden ver en directo, cómo su comportamiento y acciones afectan a los demás (si ellos están tranquilos en el aula, no crean ningún tipo de barullo  y no hablan alto todos a la vez, la mascota estará tranquila y no se alterará sin embargo, si los niños están alborotados, alterados, hablando alto, la mascota estará nerviosa y sentirá temor).



La presencia de una mascota en el aula disminuye  la tensión que se puede generar en un aula. 


Las mascotas también son muy importantes para el bienestar emocional de los niños, los niños buscan  la compañía de su mascota cuando no se sienten bien emocionalmente, cuando han tenido algún problema tanto en el ámbito escolar como familiar, cuando están cansados o cuando se sienten solos.

A  la gran mayoría de los niños les gusta hacer la tarea con su mascota cerca, nosotros hemos observado que mientras los niños están en el rincón de lectura leyendo, se distraen mucho menos ya que continúan leyendo mientras la mascota está a su lado reposando.








Las mascotas en general son  buenas para la moral y enseñan a los niños acerca de las relaciones y sobre las necesidades de otro ser vivo, aprender a cuidar a una mascota les ayuda a aprender cómo cuidar de la gente. 





Niños y mascotas son una combinación ganadora para el buen ambiente de una clase. A nadie le gusta ser tratado más o menos. Los niños aprenden pronto que si quieren ser queridos y de confianza para el conejo de la clase, tendrán que tratarla con cuidado y amablemente. Este tipo de formación beneficia a todos los niños, pero es especialmente importante para los niños pequeños a los cuales no les damos a menudo la oportunidad de practicar y cultivar este tipo de valor en la sociedad de hoy en día.  






La autoestima de los niños aumenta. Se dice que los niños con animales domésticos tienen mayores niveles de autoestima que aquellos sin mascotas .Ayudar en el cuidado de la mascota da al niño un sentido de orgullo y logro, sobre todo cuando nuestra mascota le devuelve el afecto, "El niño que cuida de una mascota sabe por qué hace las cosas, sabe que si alimenta bien a su mascota, la limpia y la cuida correctamente, esto la beneficiará  y su mascota le devolverá todo el cariño y afecto recibido con lo que aumenta el nivel de autoestima de los niños.






Tenemos que enseñarles a los niños a ser responsables. Desde muy pequeños, los niños pueden empezar a aprender a cuidar de las necesidades de otro ser vivo. Ya sea ayudando  a la limpieza de la jaula , o a llenar la botella de agua del conejo, o a que no le falte en ningún momento heno. Nunca es demasiado temprano para empezar a enseñar a los niños el cuidado apropiado. Por supuesto,  que los profesores debemos monitorear todo el cuidado de la mascota que el niño lleva a cabo.  Los profesores debemos remarcar que la mascota cuenta con ellos y que deben darle los mejores cuidados posibles.





La mascota se convierte en un buen amigo para los niños. Muchos de los animales como en nuestro caso el conejo,  aman el contacto humano y pueden llegar a ser el mejor amigo de un niño. Los niños pueden incluso desarrollar lazos humanos y animales fuertes. Estas relaciones ayudan a fortalecer las habilidades sociales del niño, dándoles el potencial para hacerlo mejor en un entorno escolar. 










Y al llegar el fin de semana... llega el momento de llevarlas a nuestras casas, las familias se sienten encantadas y durante el fin de semana ayudan a sus hijos en las tareas y el cuidado de la mascota. La cara de alegría de los niños cuando se llevan a la mascota a casa, es impagable. 




Click to play this Smilebox collage
Create your own collage - Powered by Smilebox


Después del fin de semana con Rumba y Toli, algunos niños nos traen sus fotos para que todos podamos ver las cosas que han hecho con la mascota durante el fin de semana.  



Estas son algunas de las cosas que escriben los niños tras haber pasado el fin de semana con su mascota.

"Este fin de semana me he traído a Rumba a mi casa, ha sido muy especial, he jugado con Rumba, la he sacado por mi casa, le he dado de comer. Me gustaría traerla más a mi casa. Gracias por dejármela y confiar en mi Pepi... Un saludo" Oliver 6 años. 

"A Rumba le di una zanahoria y una manzana. La he sacado de la jaula en mi habitación e intenté peinarla, pero no me dejó. Me he hecho muchas fotos con ella y se asustó de la luz. Le he dado heno todos los días y le he limpiado la jaula. " Izan 7 años.






0 comentarios:

Publicar un comentario